Adegas Valmiñor

Abade de Couto

Abade do Couto, es un tinto de Rías Baixas cuyas uvas proceden de la finca Figueró, en el valle de O Rosal. Producido por Adegas Valmiñor, es el reflejo de la tierra en la que está asentado. Supone un claro ejemplo de que en Galicia también se elaboran buenos vinos tintos, pues Abade do Couto lleva impreso su carácter autóctono en su composición, un cuveé de tres variedades de Rías Baixas: Sousón, Brancellao y Caíño.

CONOCER MÁS ESTA BODEGA

Tipo de vino:Tinto

D.O.:  Rías Baixas

Añada: 2017

Capacidad: 0.75 l


PEÑÍN
98

MÁS CARACTERÍSTICAS ABADE DO COUTO 2017

Variedades:
Caiño Tinto | Sousón | Brancellao

Tipo de suelos:
Suelos minerales. Dominación esquisto metamórfico

Enólogo:
Álvaro Bueno Eléxpuru

Elaboración:
Joven

Temperatura de servicio:
16 - 18 ªC

Elaboración ABADE DO COUTO 2017

El trabajo de la vendimia se realiza de forma manual y en Figueiró, la finca más alta del Rosal. Previamente, se realiza una preselección previa de las uvas Sousón, Brancellao y Caíño. Sus suelos son minerales, en su mayoría con esquisto metamórfico. La selección de la uva se realiza en la mesa de selección, para posteriormente proceder al despalillado y estrujado suave de la uva. A 12ºC es la temperatura a la que se realiza su premaceración, mientras que es a 21ºC a la que se fermenta de forma tradicional. Para dar oxígeno y extraer el color de la uva, se utilizan remontados diarios en abierto. Luego, se realiza un posterior enfriamiento a 17-18ºC con el objetivo de evitar maloláctica y poder microxigenar. Para finalizar, se fermenta de manera maloláctica también en barricas de roble francés. Después de su embotellado permanece 2 meses en reposo antes de lanzar el vino al mercado.

FICHA DE CATA ABADE DO COUTO 2017

Abade de Couto presenta un ribete violáceo y una alta capa, cuyo color es un granate intenso. En nariz, se aprecia una buena intensidad y un aroma frutal que recuerda a cereza, ciruela y moras rojas, envuelto en notas de caramelo, toffee, vainilla y cacao y con ligeros matices especiados en el fondo. Entrada fresca y atlántica al inicio en boca, para después reflejar una estructura y untuosidad contundente que finaliza en un punto seco y suavemente goloso.